Guía de Sana Alimentación y Actividad Física para Puerto Rico

La Guía de Sana Alimentación y Actividad Física para Puerto Rico es una herramienta educativa que presenta recomendaciones dietarias a través de consejos fáciles de seguir. Su propósito principal es orientar sobre cómo lograr un patrón de alimentación saludable para toda la población desde los 2 años en adelante, mantener un peso adecuado y la importancia de aumentar la actividad física diariamente.

La Guía se sustenta en los hallazgos de estudios sobre los patrones alimentarios y el análisis del contenido nutricional de los alimentos. Estas recomendaciones persiguen contribuir a reducir el riesgo de padecer condiciones crónicas de salud como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, el cáncer y los accidentes cerebrovasculares.

La Guía de Sana Alimentación y Actividad Física para Puerto Rico integra el modelo educativo de MiPlato para un Puerto Rico Saludable, el cual presenta la selección de alimentos combinados y ejemplos de las cantidades diarias a consumir. Incluye sugerencias prácticas enfocadas en lograr beneficios para la salud con cambios sencillos en la conducta alimentaria y un estilo de vida activo.

Conceptos básicos de nutrición

  1. Siga un patrón de alimentación saludable . Toda selección de alimentos y bebidas cuentan. El seleccionar un patrón de alimentación saludable y un nivel calórico adecuado, ayuda a alcanzar y mantener un peso corporal saludable, contribuye con una ingesta de nutrientes adecuada y reduce el riesgo de condiciones crónicas de salud.
  2. Preste atención a la variedad, cantidad y densidad nutricional de los alimentos. La selección de una variedad de alimentos de todos los grupos, con alta densidad nutricional y en las cantidades adecuadas, ayuda a satisfacer las necesidades nutricionales dentro de los límites calóricos recomendados.
  3. Limite las calorías que provienen de azúcares añadidas, de grasas saturadas y reduzca el consumo de sodio. Reduzca el consumo de alimentos y bebidas que contengan altas cantidades de estos ingredientes para lograr un patrón de alimentación saludable.
  4. Haga cambios en su patrón actual de consumo para incluir alimentos y bebidas más saludables. Incluya alimentos y bebidas de alta densidad nutricional y elimine opciones menos saludables. Considere los gustos y preferencias de todos en la familia de manera que los cambios sean más fáciles de lograr y mantener. La gráfica del Apéndice A ilustra algunos cambios que puede realizar.
  5. Promueva patrones de alimentación saludable para todos. Todos tenemos un rol en ayudar a crear y apoyar patrones de alimentación saludable en los diferentes escenarios, desde el hogar hasta la escuela y desde el trabajo a las comunidades.

Recomendaciones claves

Estas recomendaciones claves ofrecen información adicional que facilitan el seguir un patrón de alimentación saludable que incluya todos los alimentos y bebidas en un nivel calórico adecuado.

Un patrón de alimentación saludable incluye:

🙂 Variedad de hortalizas suculentas (vegetales) de todos los sub-grupos, verdes intensos, rojos, anaranjados, y legumbres (granos y habichuelas), entre otros.

🙂 Frutas, preferiblemente frutas frescas y del país.

🙂 Cereales y farináceos, por lo menos que la mitad sean de grano entero (íntegros).

🙂 Productos lácteos libres o bajos en grasa, incluyendo leche, yogur, quesos y bebida fortificada de soya.

🙂 Variedad de alimentos proteicos: pescados y mariscos, carnes magras, aves, huevos, legumbres, nueces y semillas y, productos de soya.

🙂 Aceites (véase Apéndice B en la Guía)

 

Un patrón de alimentación saludable limita:

🙁 Grasas saturadas y grasas trans, azúcares añadidas y sodio.

      Consuma menos del 10 % de calorías de grasas saturadas al día.

      Consuma menos de 2,300 miligramos de sodio al día.

      Consuma menos del 10 % de calorías de azúcares añadidas por día.

🙁 Si consume alcohol, debe ser con moderación; no más de un trago al día para mujeres y no más de dos tragos al día para hombres. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 1½ onzas de ron o 5 onzas de vino. Aplica solo a adultos en edad legal para ingerir bebidas alcohólicas.